Skip to content

Propósitos de año nuevo: ¿Por qué los hacemos?

Propósitos de año 2024. Mujer apunta con su mano al 2024 dibujado ocn estrellitas plateadas en un fondo rojo.

 

El año nuevo es una fecha especial para muchas personas, ya que representa el inicio de un nuevo ciclo, una nueva oportunidad de cambiar, mejorar y cumplir nuestros sueños. Por eso, es común que al finalizar el año anterior, nos planteemos una serie de propósitos o metas que queremos lograr en el año que comienza. 

 

                                                                                                                                          Tiempo de lectura: 2.5 minutos

 

Pero, ¿por qué hacemos esto? ¿Qué beneficios tiene establecer propósitos de año nuevo? ¿Cómo podemos cumplirlos?

El origen de los propósitos de año nuevo

Los propósitos de año nuevo tienen una larga historia que se remonta a la antigüedad. Según algunos historiadores, los primeros en hacer propósitos de año nuevo fueron los babilonios, hace más de 4.000 años. Ellos celebraban el año nuevo en marzo, coincidiendo con la siembra de los cultivos, y aprovechaban para hacer promesas a sus dioses, como devolver objetos prestados o pagar sus deudas. Si cumplían sus promesas, los dioses les favorecerían, pero si no, se arriesgaban a sufrir su ira.

Más tarde, los romanos adoptaron esta costumbre, pero cambiaron la fecha del año nuevo al 1 de enero, en honor al dios Jano, el dios de los comienzos y los finales, que tenía dos caras: una mirando al pasado y otra al futuro. Los romanos ofrecían sacrificios a Jano y le pedían perdón por sus errores, así como salud, prosperidad y paz para el nuevo año.

Con el paso del tiempo, los propósitos de año nuevo se fueron adaptando a las diferentes culturas y religiones, pero manteniendo la esencia de renovar el compromiso con uno mismo y con los demás, de buscar el bienestar y la felicidad, y de agradecer lo vivido y lo aprendido.

¿Qué significa tener un propósito en la vida?

Tener un propósito en la vida significa tener una dirección clara y un sentido de significado y trascendencia. Es tener una meta o un objetivo que nos motive y nos dé un propósito en cada paso que damos. Tener un propósito nos ayuda a enfocar nuestras energías y esfuerzos en lo que realmente importa, nos brinda un sentido de satisfacción y nos impulsa a superar los desafíos que se presentan en el camino.

 

Además, tener un propósito en la vida nos ayuda a encontrar un mayor sentido de felicidad y plenitud, ya que nos permite vivir de acuerdo con nuestros valores y principios.

 

Mujer persigue la aventuras de su vida. Quiere un propósito de vida. Está mirando en la cima de una montaña el paisaje.

 

"En definitiva, tener un propósito en la vida nos da una razón para levantarnos cada día y nos inspira a vivir una vida llena de significado y realización."

¿Cómo encuentro mi propósito de vida?

Encontrar nuestro propósito de vida puede ser un proceso desafiante, pero también muy gratificante. Según la revista Emotion. para descubrirlo, es importante dedicar tiempo a reflexionar sobre nuestras pasiones, valores y metas.

 

Preguntarnos qué nos hace sentir realmente vivos y qué impacto queremos tener en el mundo. También es útil explorar diferentes actividades y experiencias que nos interesen, ya que esto nos permite descubrir nuevos talentos y vocaciones.

 

Además, es importante recordar que nuestro propósito de vida puede evolucionar a lo largo del tiempo, por lo que es importante estar abierto a nuevas oportunidades y cambios. En resumen, encontrar nuestro propósito de vida implica autodiscovery y una conexión profunda con nosotros mismos y con lo que nos rodea.

¿Qué beneficios tienen los propósitos de año nuevo?

Según la revisa Phychological Science, Establecer propósitos de año nuevo tiene varios beneficios para nuestra salud mental y emocional, siempre y cuando se hagan de forma realista y positiva. Algunos de estos beneficios son:

 

  • Nos ayudan a reflexionar sobre lo que queremos y lo que nos hace felices, lo que nos permite conocernos mejor y tener una visión más clara de nuestros valores y prioridades.
  • Nos motivan a salir de nuestra zona de confort y a enfrentar nuevos retos, lo que nos hace crecer como personas y desarrollar nuevas habilidades y capacidades.
  • Nos generan ilusión y esperanza, lo que nos hace sentir más optimistas y confiados en el futuro, y nos protege del estrés y la depresión.
  • Nos hacen sentir orgullosos y satisfechos cuando los cumplimos, lo que aumenta nuestra autoestima y nuestra autoeficacia, y nos anima a seguir avanzando hacia nuestros objetivos.

¿Se puede cumplir con todos los propósitos de año nuevo?

Sin embargo, no basta con hacer propósitos de año nuevo, sino que hay que ponerlos en práctica y mantenerlos a lo largo del tiempo. Para ello, es importante seguir algunos consejos que nos faciliten el proceso y nos eviten la frustración y el abandono. Algunos de estos consejos son:

 

  • Elegir propósitos que sean importantes y significativos para nosotros, que nos aporten beneficios y que estén alineados con nuestros valores y deseos.
  • Ser específicos y concretos, evitando propósitos vagos o ambiguos, y definir qué queremos lograr, cómo, cuándo y dónde.
  • Ser realistas y flexibles, adaptando los propósitos a nuestras circunstancias y recursos, y aceptando que pueden surgir imprevistos o dificultades que nos obliguen a modificarlos o retrasarlos.
  • Dividir los propósitos en pequeños pasos o acciones, que sean fáciles de realizar y de medir, y que nos acerquen progresivamente a nuestro objetivo final.
  • Establecer un plan de acción, con un calendario y una agenda, que nos ayude a organizar y priorizar nuestras tareas, y a controlar nuestro avance y nuestros resultados.
  • Buscar apoyo y ayuda, tanto de personas cercanas que nos animen y nos acompañen, como de profesionales o expertos que nos orienten y nos asesoren.
  • Celebrar y premiar nuestros logros, por pequeños que sean, reconociendo nuestro esfuerzo y nuestro mérito, y disfrutando de los beneficios que nos aportan.
  • Ser perseverantes y positivos, manteniendo el entusiasmo y la confianza, y aprendiendo de los errores y los fracasos, sin culpabilizarnos ni rendirnos-

Conclusión

Los propósitos de año nuevo son una tradición milenaria que nos permite empezar el año con ilusión y optimismo, y que nos ofrece la oportunidad de mejorar nuestra vida y alcanzar nuestros sueños. Sin embargo, para que sean efectivos, debemos hacerlos de forma consciente y responsable, y seguir una serie de pautas que nos faciliten su cumplimiento y nos eviten la frustración.

 

Así, podremos disfrutar de los beneficios que nos brindan los propósitos de año nuevo, y sentirnos más felices y realizados. ¿Y tú, ya comenzaste a cumplir tus propósitos de año nuevo? Aún estás a tiempo de cumplir tus propósitos, este es tu momento de pensar en un hogar, es momento de pensar en tu futuro en serio:

QUIERO HABLAR CON UN FACILITADOR

Referencias

Hill, P. L., & Turiano, N. A. (2014). Purpose in life as a predictor of mortality across adulthood. Psychological science, 25(7), 1482-1486. Recuperado de: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4224996/


Kotera, Y., Kaluzeviciute, G., Garip, G., McEwank, K. y Chamberiain, KJ (2021). Health Benefits of Ikigai: A Review of Literature. Concurrent Disorders Society Press. Recuperado de: https://www.researchgate.net/publication/349725406_Health_Benefits_of_Ikigai_A_Review_of_Literature


Lyubomirsky, S., Dickerhoof, R., Boehm, J. K., & Sheldon, K. M. (2011). Becoming happier takes both a will and a proper way: an experimental longitudinal intervention to boost well-being. Emotion, 11(2), 391. recuperado de: https://psycnet.apa.org/record/2011-07236-018


Stellar, J. E., Cohen, A., Oveis, C., & Keltner, D. (2015). Affective and physiological responses to the suffering of others: compassion and vagal activity. Journal of personality and social psychology, 108(4), 572. Recuperado de: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/25621856/